Ver el artículo

El proceso de fabricación de Saccharomyces boulardii CNCM I-745 es único

  • 5 min

Saccharomyces boulardii CNCM I-745 ofrece beneficios demostrados para la salud gracias a que el proceso de fabricación es extremadamente riguroso.

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se toman en la cantidad adecuada, suponen un beneficio para la salud.1 Los beneficios para la salud de los probióticos siempre deben estar 1) clínicamente demostrados (probados en estudios clínicos con participantes humanos)1 y 2) fabricados de una manera que garantice que permanezcan activos.1

Existe una amplia gama de productos probióticos, desde medicamentos probióticos hasta suplementos alimentarios.2 El hecho de que un probiótico se clasifique como un medicamento o un suplemento alimentario depende de la calidad de las pruebas clínicas que lo respalden y de una fabricación de alta calidad. Por ejemplo, S. boulardii CNCM I-745 fue el primer probiótico usado en humanos como medici2 y es un medicamento probiótico en la mayoría de los países porque está sujeto a las mismas evaluaciones rigurosas que el resto de fármacos.2

La viabilidad de un probiótico es fundamental. Un probiótico es viable cuando sobrevive al proceso de fabricación1, al almacenamiento1 y a su recorrido por el estómago y el intestino.3

Figura 1 : ¿Qué características tiene un probiótico para que sea bueno?
(Código interno : 20.60)

Hay diversos factores que se pueden dar durante el proceso de fabricación y que pueden matar a los microorganismos vivos, lo que afecta a los beneficios para la salud del probiótico. Algunos de estos factores son los siguientes : 4

  • Cómo se produce
  • Cómo se estabiliza para el embalaje y el almacenamiento (congelación, secado por congelación y secado por pulverización)
  • La formulación farmacéutica (sobre, cápsulas) y el proceso de embalaje (blíster, frasco, papel de aluminio)
  • Las condiciones de almacenamiento de los probióticos (temperatura ambiente frente a refrigeración)
Es importante asegurarse siempre de que los procesos de fabricación del probiótico sean de buena calidad y estén certificados.3

Así se garantiza que se haya verificado la calidad del producto, de modo que la viabilidad, la estabilidad y la actividad estén garantizadas.5 En diversos estudios en los que se investigaron distintos probióticos se demostró que no todos tenían la cantidad de microorganismos que se indicaba en el envase o que presentaban cepas enumeradas de forma incorrecta.3 Además, hay algunos procesos de fabricación que son mejores que otros.3

Por ejemplo, se ha demostrado que los probióticos a los que se les aplica secado por calor pierden la eficacia rápidamente y no son estables a temperatura ambiente.3 Esto significa que deben usarse rápidamente y deben guardarse en la nevera.3

S. boulardii CNCM I-745 es un probiótico liofilizado.2 Esto significa que se ha secado por congelación en un proceso en el que se elimina el agua para deshidratarlo (el mismo proceso que la comida para astronautas). Se ha demostrado que este proceso permite una velocidad de recuperación y un crecimiento más rápidos una vez que el probiótico ha llegado al intestino.3 Este es el proceso de fabricación único que garantiza la viabilidad y la actividad de S. boulardii CNCM I-745.2

Dado que la fabricación de alta calidad y la eficacia probada de un probiótico influyen directamente en su uso y recomendación para diversas afecciones6, y gracias a las pruebas de calidad de S. boulardii CNCM I-745, esta levadura se encuentra en las recomendaciones para el tratamiento y la prevención de la diarrea*, incluida las de la European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition (Sociedad Europea de Gastroenterología Pediátrica, Hepatología y Nutrición)6,7 y las de la World Gastroenterology Organization (Organización Mundial de Gastroenterología).1

* El uso con receta de Saccharomyces boulardii CNCM I-745 para diferentes afecciones varía de un país a otro. Consulte la información del producto específica de su país o hable con su médico.

 

Código interno : 20.06

Bibliografía

  • 01 . Guarner et al. Probiotics and prebiotics. World Gastroenterology Organisation Global Guidelines. February 2017. https://www.worldgastroenterology.org/guidelines/global-guidelines/probiotics-and-prebiotics/probiotics-and-prebiotics-english. Last accessed 13th December 2019
  • 02 . Marteau, P and Dore J (Ed.). Gut Microbiota: A full-fledged organ. 2017: 291-292;302; 305,326. Paris: John Libbey Eurotext.
  • 03 . McFarland, LV. Systematic review and meta-analysis of Saccharomyces boulardii in adult patients. World journal of gastroenterology: WJG. 2010 ; 16(18) : 2202.
Ver más Ver menos
  • 04 . Sanders ME, et al. Effects of genetic, processing, or product formulation changes on efficacy and safety of probiotics. Annals of the New York Academy of Sciences. 2014; 1309(1): 1-18.
  • 05 . Passariello A, Agricole P, and Malfertheiner P. A critical appraisal of probiotics (as drugs or food supplements) in gastrointestinal diseases. Current medical research and opinion. 2014; 30(6): 1055-1064.
  • 06 . Szajewska H, et al. Probiotics for the prevention of antibiotic-associated diarrhea in children. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition. 2016 ; 62(3) : 495-506.
  • 07 . Guarino A, et al. European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition/European Society for Pediatric Infectious Diseases evidence-based guidelines for the management of acute gastroenteritis in children in Europe: update 2014. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition. 2014; 59(1): 132-152.
Usted es
País
Choose language